¿Cuanto tiempo sobreviviras en el infierno?


    Ficha de Yami Sekai

    Comparte
    avatar
    Yami Sekai

    Mensajes : 7
    Puntos : 11
    Fecha de inscripción : 14/11/2012
    Edad : 23
    Localización : Evitando a los Polifagos

    Ficha de Yami Sekai

    Mensaje por Yami Sekai el Jue Nov 15, 2012 10:02 pm

    Nombre: Yami Sekai

    Apodo: Sadisutikku-chan, Kyandiita-chan, Tekubi-chan/ Sadica, Devoradora de Dulces, Muñeca de Porcelana.

    Sexo: Femenino

    Edad: 18

    Faccion: Libertad, a la cual decidió unirse, ya que no estaba de acuerdo con los deseos de Estrella Roja, y Orden era de aquellas sociedades que, probablemente, volverían a llevar al mundo al mismo caos.
    Profesion: Antes del Apocalipsis, Estudiante de Ultimo Curso y trabajadora en una compañía de químicos para la elaboración de armas.

    Apariencia Física:

    (Pre-Apocalíptico)

    Su cabello posee extrañas tonalidades purpureas, que según la intensidad de la luz puede llegar a parecer Azul, el cual llega un poco más debajo de su cintura. Posee una piel blanca, que raya en lo palido, Su rostro es afilado y fino, lo cual ha llegado a formar uno de sus Apodos. Sus ojos son Azules, que suelen tener una mirada carente de emociones, color Índigo. Tanto su nariz como sus labios son finos, siendo estos últimos dibujados, definiendo solo un poco el arco de cupido, dando la apariencia de un corazón a medias.

    Personalidad:
    Tiene una personalidad algo cambiante, la mayoría de la veces suele ser Fría y distraída. No es muy dada a relacionarse con la gente, a pesar de que debido a la situación ha aprendido a tratar con otros humanos. Suele ser algo arrogante y sarcásticas, a pesar de que la mayoría del tiempo prefiere ser directa. Es algo impaciente, y le irrita la impuntualidad, irónicamente, no le gusta llegar temprano.

    Historia: La hija mayor de una familia japonesa, nacida algunos años después de su matrimonio. Estudiaba, pero tenia más interés en las artes que practicaba. Algunos años de que todo se sumiera en la inminente miseria y destrucción, su hermana menor quiso visitar América.
    Luego de muchos meses de “Planear” decidió ir a Suramérica, dejando a sus padres en Japón. Estando allá, lograron quedarse con una tía muy lejana paterna, que apenas si sabia quien eran. Ella decidió trabajar de dia en una compañía de químicos, para no vivir de aq uella estúpida y egocéntrica mujer. A medida que pasaban las semanas, comenzó a desenvolverse en el idioma, a pesar de que no le gustaba hablar con nadie, en un lugar donde todos eran monotomos y ridículos, en el cual ninguno de aquellos seres le importaba..

    Solo veía aquello que allí era dinero cuando le pagaban, ya que su hermana lo tomaba para vagar por la ciudad, y el resto lo usaba ella para intentar pagar una casa, y se pregunto por qué tenia tantas responsabilidades siendo tan joven. Una fría noche, en la cual no había estrellas, escucho cerca de su casa gritos, demasiado altos para dejarla leer tranquilamente. Salio de su casa, llevándose lo único que sus padres le habían dado al irse, y por ende, su única herencia. Una katana.
    Camino algunas calles, sintiendo que aquel agudo modo de chillar le era…Familiar. Encontró, y para pesar de este , a unos de sus detestados y patéticos compañeros de trabajo, acosando a su pequeña hermana, que al parecer había estado demasiado tiempo en aquel mundo. El hombre, ebrio, apenas si la reconoció, lanzándose sobre ella. En unos segundos, la katana, descubierta y brillante, se mancho de sangre, incluyendo su ropa y a su hermana. El cuerpo, agonizante y manchado, cayo al piso. Sintió el gusto y la felicidad de nuevo en ella, lo cual oculto, jalando a su hermana, paralizada hasta la casa. En ella solo estaba su tía, dormida ya, ignorando todo. Cambio la ensangrentada ropa por otra cosa y durmió tranquilamente, sin sentir remordimiento por sus actos.

    Volvió al trabajo al día siguiente, en el cual no se preocuparon por la ausencia del trabajador. Escabulléndose en la hora del almuerzo, evitando a todos, bajo al deposito, que se encontraba en el sótano y cerro la puerta, sentándose en el rincón más alejado de la puerta, leyó, en aquel abandonado lugar en el cual no había más que algunas barras de metal, agua y extraños enlatados en cajas. Lejos de la humedad y aquellas cajas, sintió su lectura irrumpida por gritos, y múltiples golpes. Algunos de ellos en la enorme puerta de metal, desistiendo sentía el correr sobre su cabeza. Poco después, el silencio reino en aquel lugar. Tal vez había ocurrido algún accidente. Sintió entonces que el aire se detuvo, dejando de fluir por aquel artilugio electrónico. Sabia que últimamente había habido destrucción en todo el planeta, y que probablemente también llegaría a esta ciudad, pero no, no llegaba. Japón, por su alta contaminación, había sido presentada como ruinas contaminadas, bañadas en sangre y cadáveres. Probablemente la única familia que tenia era su hermana. Paso algunos días en aquel lugar, recordando a veces los gritos y golpes, sintiendo cosas pasear por la superficie, tal vez personas, tal vez no. Pero algunas debían serlo, ya que hablaban de idealismo de poder y orden…Un día, decidió irse de aquel lúgubre y abandonado sótano. Por instinto, tomo agua y aquellos enlatados de comida extraños. Había colgadas mascarillas antigás antiguas por los constantes accidentes con los químicos, y opto por tomar una y cubrir el ya grueso uniforme con una chaqueta. Cogió una de aquellas barras de metal y salió del aquel sótano. Arriba, había múltiples tuberías rotas, el techo destrozado y como no, cuerpos destrozados, mutilados, todo envuelto en sangre diluida en mucha agua. Tomo con fuerza aquella barra y salió de lo que quedaba de aquella fabrica, camino hasta lo que había sido su “casa” durante meses. A esta le faltaba parte del Tejado, incluso una pared, y el espectáculo era casi el mismo que el de la fabrica, sangre… El cuerpo aplastado por ladrillos de su tía, y cerca de ella, bajo tuberías, agua, y parte del tejado, su hermana, muerta. Encontró entre los escombros la katana, dentro de el protector que poseía, pero por suerte, la katana seguía intacta.

    Salió del lugar, aquello que no había sido más que un suplicio para ella y vago por la ciudad, teniendo la sospecha de que no era lo único vivo allí, llego a una biblioteca, que solo había visitado una vez, al llegar, y solo una. Por suerte, el lugar estaba completo, pero despedía cierto calor, como si alguien estuviera adentro. Entro con cierta dificultad por una de aquellas estrechas ventanas, encontrándose en una amplia estancia, iluminada, por suerte, queriendo desde ese momento que aquel lugar rebosante de libros fuera su nuevo refugio.

    Inventario inicial:

    Katana
    Spoiler:

    Un botiquín de primeros auxilios, compuesto por gazas, hilo de sutura, antiséptico, un bisturí y multiples pastillas para diferentes dolores, incluyendo vendas y algodón.

    Agua embotellada


    Última edición por Yami Sekai el Vie Nov 16, 2012 5:25 pm, editado 1 vez
    avatar
    Burdalesa
    Admin

    Mensajes : 219
    Puntos : 273
    Fecha de inscripción : 30/07/2011
    Edad : 24
    Localización : Buenos Aires

    Re: Ficha de Yami Sekai

    Mensaje por Burdalesa el Jue Nov 15, 2012 10:07 pm

    la ficha está aceptada, si querés podes expandir un poc la historia de como ingresa en libertad, pero solo si tienes ganas.


      Fecha y hora actual: Sáb Oct 21, 2017 8:55 am